Semana a semana ayudo a personas a combatir el mal aliento. Generalmente las atiendo en el consultorio. Otras veces resuelvo sus consultas a través de teleconsulta sobre todo en el caso de pacientes que no desean salir de casa por la pandemia, que viven fuera de Lima o el extranjero. 

Esta semana tuve la visita de un paciente que se encontraba muy preocupado por su mal aliento. Le expliqué que en la gran mayoría de casos el origen del mal aliento es bucal y que por ello el primer paso era eliminar las bacterias de la boca mediante alguno de los "tipos de limpiezas" que existen.

Se le realizó una limpieza profunda. El paciente no había pasado consulta desde hace varios años y había mucho sarro o placa bacteriana. Discutimos sobre diferentes estrategias personalizadas de higiene y tips prácticos.

En la cita de control el paciente se presentó muy molesto. Me comentó que el mal aliento había disminuido muy poco y que deseaba un reembolso del tratamiento realizado. 

El paciente esperaba una solución o fórmula inmediata a un problema que lo había acompañado por muchos años. Le parecía poco creíble la explicación que le di previa al tratamiento y es que el mal aliento tiene un origen bucal en un 85-90% de los casos. El restante 10-15% se debe a condiciones poco frecuentes que requieren de un trabajo más allá de una sola cita. 

La literatura ha reportado más de 80 condiciones o razones por las cuales se puede tener mal aliento. Con este paciente descartamos 1 de 80, la más frecuente, y a pesar de la mejoría y la explicación no pudimos llegar a mejor puerto. 

El tratamiento del mal aliento es complejo y requiere de un trabajo en equipo paciente - especialistas. Digo especialistas y no especialista pues son diferentes especialidades de las ciencias de la salud las cuales pueden participar del tratamiento. Es el odontológo el líder del equipo. Se trata de un trabajo tan complejo que el 99% de los odontológos prefiere no ofrecer su tratamiento en su consulta. 

Muchas veces el tratamiento es simple y rápido. Otras veces toma más tiempo. Las fórmulas secretas y rápidas no existen. 

Es así que te pido paciencia y buen humor como diría algún maestro. Juntos podemos alcanzar ese resultado que tanto aspiras. Lo más importante es tu salud. 

Recuerda que si quieres comunicarte con nosotros para que te ayudemos a resolver tus dudas o consultas puedes dar click en el siguiente enlace: Dar click aquí.

Saludos,

Dr. Juan Francisco Ceccarelli

Leave a Reply

Your email address will not be published.