¿Has notado que el aliento de las personas "mayores" es muchas veces "diferente"?

Todo el mundo tiene mal aliento de vez en cuando, pero el olor, técnicamente llamado halitosis, puede ser particularmente fuerte en personas de cierta edad. 

En términos generales las personas mayores tienen un olor particular que, aunque es más notorio especialmente a partir de los 60 años, todos empezamos a desarrollarlo de forma gradual a partir de los 30.  Esto se debe al incremento de la molécula 2-NONENAL, la responsable del cambio en el aroma de nuestra piel con el paso del tiempo.

Sin embargo, el mal aliento no es causado directamente por el envejecimiento. Lo que es claro es que la higiene bucal puede ser un problema mayor en los adultos debido a enfermedades prevalentes que van "apareciendo". En otras palabras, a medida que envejecemos, es más probable que encontremos otros problemas de salud que a su vez pueden provocar mal aliento. Para empezar, nos volvemos menos ágiles. Nuestra capacidad motora y destreza disminuye con el tiempo. Por ejemplo, condiciones como la artritis, que son mucho más comunes en personas mayores de 65 años, afectan la capacidad de las personas para cepillarse los dientes. Con lo anterior la placa bacteriana y los restos de comida pueden acumularse, lo que lleva al mal aliento y otros problemas de salud bucal. 

Las enfermedades que afectan el cerebro, como el Alzheimer o el Parkinson, pueden causar problemas de coordinación que también dificultan el cepillado de los dientes.  A medida que los adultos mayores dependen más de los cuidadores, la higiene bucal tiende a dificultarse.

Envejecer también nos hace más propensos a tener la boca seca, lo que puede contribuir al mal aliento. La disminución de la producción de saliva permite que las partículas de alimentos, los desechos y las bacterias permanezcan alrededor de los dientes y las encías produciendo un olor notable. La boca seca también puede ser el resultado de tomar ciertos medicamentos. A medida que envejecemos y desarrollamos más problemas de salud, es más probable que tomemos más de un medicamento. Si agrega un segundo, tercer o incluso un cuarto medicamento, es más probable que perciba sequedad y de hecho tenga algunos cambios en la función de las glándulas salivales. Por otro lado, el uso de las dentaduras postizas u otros aparatos dentales conlleva a la necesidad de que estos deban limpiarse con mayor frecuencia porque pueden acumular restos de comida y placa bacteriana que provocan el mal aliento.

¿Qué se puede hacer desde casa?

Lo principal es tener constancia en la higiene bucal y estar atentos para detectar (y reconocer) las dificultades que los años nos traen. No debemos sentir vergüenza o pena. Se trata de una situación frente a la cual todos batallaremos algún día.

Espero que esta publicación haya sido de valor para ti, no olvides compartirla con los que te acompañan en casa o con algún amigo a distancia.

Saludos,

Dr. Juan Francisco Ceccarelli


Fuentes: 

1) Klein S. Why your breath might star to smell worse as you get older. Revisado 22/02/2021. Disponible en: https://www.health.com/condition/oral-health/bad-breath-age.

2) Haze S, Gozu Y, Nakamura S, Kohno Y, Sawano K, Ohta H, Yamazaki K. 2-Nonenal newly found in human body odor tends to increase with aging. J Invest Dermatol 2001;116(4):520-4. Revisado 22/02/2021. Disponible en: 

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022202X15411984.

3) García S. El olor a anciano empieza a gestarse en nuestro cuerpo a partir de los 30 años. Diario El País [Internet]. Revisado 22/02/2021. Disponible en: https://elpais.com/elpais/2018/09/19/buenavida/1537366403_026618.html

Leave a Reply

Your email address will not be published.